Días rojos, verano negro: Enero de 1919, la semana trágica de Buenos Aires (Utopía Libertaria nº 43) por Horacio Ricardo Silva

Días rojos, verano negro: Enero de 1919, la semana trágica de Buenos Aires (Utopía Libertaria nº 43) por Horacio Ricardo Silva
Titulo del libro : Días rojos, verano negro: Enero de 1919, la semana trágica de Buenos Aires (Utopía Libertaria nº 43)
Fecha de lanzamiento : July 11, 2018
Autor : Horacio Ricardo Silva
Número de páginas : 431
Editor : Libros de Anarres

Descargue o lea el libro de Días rojos, verano negro: Enero de 1919, la semana trágica de Buenos Aires (Utopía Libertaria nº 43) de Horacio Ricardo Silva en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Horacio Ricardo Silva con Días rojos, verano negro: Enero de 1919, la semana trágica de Buenos Aires (Utopía Libertaria nº 43)

La Semana Trágica. La Semana de Enero. Algo inexplicable. Que un gobierno popular, votado por la mayoría, haya cometido
un crimen tan atroz como lo ocurrido en ese enero de 1919...Represión que iba a ser el prólogo de otras dos represiones de trabajadores cometidas por el mismo gobierno de Hipólito Yrigoyen poco después: los fusilamientos de peones rurales patagónicos y
la represión contra los hacheros de La Forestal. Represiones ante exigencias justas de los hombres del trabajo. A esta profunda investigación de Horacio Silva la llamaría definitiva. Definitiva porque recurre a todas las fuentes posibles, trae las versiones de todos los sectores, describe profundamente la época y sus costumbres, la vida política y los intereses reinantes. Describe las distintas reacciones de los diferentes sectores
sociales. Los problemas internos de las organizaciones obreras. Además analiza las investigaciones ya existentes sobre este
hecho histórico. Documento por documento, interpretación por interpretación. Recurre –de acuerdo con lo que aprendí en mi
experiencia– a toda la documentación histórica existente.
Era necesario hacerlo. Más, que se ha tratado de uno de los
hechos más escondidos de nuestra historia reciente. Algo así como: de eso no se habla. Y siempre sigo refiriéndome a la falta
de autocrítica del radicalismo acerca de esta increíble tragedia.
Esperemos que después de esta profunda investigación, los historiadores y teóricos de ese partido lleven a cabo de una vez
por todas un congreso de historiadores para debatir este tema y hacer valer de una vez por todas en nuestra historia la palabra
ética. El saber reconocer los errores cometidos. Y éste, el de la Semana Trágica, es uno de los más injustos y dramáticos. Y
luego hacer lo mismo con el análisis de los fusilamientos de los peones patagónicos y la represión de La Forestal. La misma,
agregamos, autocrítica que esperamos del peronismo, con respecto a la nefasta –para la democracia– actuación de las Tres A.
La Historia debe servir para eso. Para aprender.
Aquí tenemos una investigación histórica para reflexionar. Para analizar cuántas faltas a los derechos humanos se cometieron
en nuestra historia –aquí con respecto a la represión obrera– y cómo nunca se trató de obtener enseñanzas de esas
dramáticas horas y de la intervención cruel y brutal de las fuerzas armadas.
No. Se pasó por alto. Como uno de los tantos episodios aislados de nuestra historia. Y sin embargo tendría que haber provocado una profunda investigación posterior acerca de los crímenes cometidos desde el poder, donde se faltó al derecho de una vida digna que pontifi caba nuestra Constitución. No hubo castigo para ninguno de aquellos que se extralimitó en sus funciones. Ni a los que colaboraron con la vergonzosa conducta del industrial Vasena y sus ayudantes privados y oficiales. Cómo fue posible que se permitiera un clima así de explotación y de denigración del derecho humano a la vida y a la justicia. Es algo que en nuestra historia ha quedado pendiente y que no debemos pasar por alto. Analizar los errores del pasado para que nos sirvan de guía en la conformación de una democracia fundada en el respeto a la Igualdad de Derechos y en la Libertad de expresar los problemas que acosan a esa sociedad. La lectura de este libro nos va a llevar a esa encrucijada vital para aprender a defender el derecho a la vida. Porque precisamente la Historia está para aprender y no para conformarse a decir aquello de “fue una cosa de la época”. No, ya existían en esos años los derechos consignados en nuestra Constitución y nuestras leyes. Pero un gobierno elegido por el pueblo decidió recurrir al idioma de las armas para hacer callar una protesta más que justa.
En resumen: un libro para hacernos pensar.
Osvaldo Bayer